Pistola de masaje: Contraindicaciones y precauciones

pistola masaje contraindicaciones

Es innegable que las pistolas de masaje muscular se han convertido en una herramienta que utilizadas correctamente son de gran ayuda tanto para la recuperación muscular tras un entrenamiento deportivo como para tratar diferentes afecciones que tienen su origen en algún desequilibrio muscular.

Pero a pesar de los beneficios que puede llegar a aportar, conviene ser cautos a la hora de usar este tipo de dispositivos ya que un uso incorrecto o inadecuado puede empeorar ciertas patologías o tener consecuencias negativas sobre nuestra salud.

También conviene aclarar que el tratamiento con las pistolas de masaje muscular deben considerarse como un complemento a las visitas rutinarias al fisioterapeuta y nunca como un sustitutivo a las mismas. Dicho esto, con el objetivo de que puedas usar de forma segura y eficaz una pistola de masaje muscular, en este post te vamos a contar todo lo que debes conocer para que puedas aplicar esta terapia de percusión desde casa de forma correcta y, lo más importante, cuando están totalmente contraindicadas.

Uso inadecuado de las pistolas de masaje muscular

A pesar de que una pistolas de masaje muscular proporciona una terapia de percusión que ayuda a disminuir los dolores musculares a la par que fortalece el tejido muscular, el uso excesivo de ellas es una práctica no exenta de riesgos que en lugar de favorecer a nuestra salud puede perjudicarnos seriamente.

Te explico brevemente, los músculos han de mantenerse un tiempo en reposo antes de recibir un nuevo masaje, si este tiempo no es el adecuado estamos expuestos a que se produzca una rotura de las fibras musculares y, en consecuencia, la liberación de su contenido (mioglobina, potasio y proteasas) al torrente sanguíneo, es lo que conocemos como rabdomiólisis, un síndrome grave que puede llegar a ser mortal.

De igual forma, utilizar estos dispositivos directamente sobre el área afectada sin tener conocimientos básicos de anatomía humana y sin preparación o tratamiento previo, puede dar lugar a una sobrecarga en la piel tensionada que derive en un traumatismo en los nervios de la zona tratada.

Esto simplemente significa que es muy importante realizar el masaje con algún tipo de conocimiento y con el procedimiento adecuado.

Cómo usar una pistola de masaje muscular

Cómo usar una pistola de masaje muscular

Para que puedas hacer un uso correcto y seguro de las pistolas de masaje muscular te proponemos seguir los siguientes consejos:

  • Las sesiones de masaje no deben extenderse por más de 2 minutos sobre un mismo punto ni por más de 10 minutos sobre una zona dolorida.
  • Usa el dispositivo principalmente sobre los músculos y en menor medida sobre los tendones
  • Evita usar la pistola tanto sobre las zonas óseas como sobre las bolsas sinoviales que se encuentran entre las articulaciones.
  • Comienza el masaje con la intensidad más baja y aumenta gradualmente hasta lograr la tolerancia adecuada.

¿Cuándo resulta útil el uso de una pistola de masaje muscular

Casi todos conocemos los beneficios que la terapia de vibración proporciona a nuestro organismo, entre ellos: aumenta y mejora la circulación sanguínea, previene lesiones y alivia el dolor.

El hecho de que las pistolas de masaje muscular emulan con bastante acierto los movimientos que los fisioterapeutas realizan con sus dedos durante las sesiones, hace que estos dispositivos sean entre los deportistas, incluso entre las personas que pertenecen a un ámbito profesional de gran exigencia física, una herramienta de gran utilidad y valor para su actividad diaria.

Además, existen ciertos tipos de lesiones que se manifiestan con una importante limitación de movimientos. Esto ocurre porque el cerebro percibe un excesivo estiramiento de un determinado grupo muscular por lo que como respuesta fisiológica limita la amplitud de los movimientos para no dañar más al músculo. Para estas lesiones, el uso de las pistolas musculares puede resultar muy interesante ya que las vibraciones producidas pueden bloquear la información que el cerebro recibe y confundirlo sobre cuál es el nivel de estiramiento aceptable que el músculo puede soportar. Al interferir en la información, estos dispositivos son de gran ayuda para facilitar la realización de los ejercicios de rehabilitación y para mejorar la amplitud de movimientos. Algunos ejemplos de estas lesiones son:

  • Pérdida de movilidad en el hombro
  • Lumbalgias
  • Dolor de cuello
  • Tensión muscular
  • Codo de tenista

Contraindicaciones de las pistolas de masaje muscular

pistola de masaje contraindicaciones

Si tenemos en cuenta que cualquier técnica de masaje con fines terapéuticos ya puede ser contraproducente, bien puedes suponer que la terapia con pistolas de masaje muscular también tienen contraindicaciones absolutas y relativas.

Contraindicaciones absolutas

En general, este tipo de terapia está contraindicado en toda enfermedad evolutiva pero, además, te indicamos las afecciones en las que bajo ningún concepto se debe usar una pistola de masaje muscular:

  • Quemaduras en la piel
  • Estados febriles
  • Diabetes
  • Afecciones tumorales
  • Afecciones en la piel como infecciones o psoriasis
  • Brotes reumáticos severos como gota o artritis reumatoide
  • Alteraciones hemorrágicas
  • Fragilidad capilar
  • Cardiopatías
  • Fracturas sin consolidar
  • Traumatismos y heridas
  • Tumores o bultos no diagnosticados
  • Lesiones discales

Contraindicaciones relativas

Aunque el propio sentido común nos puede indicar cuando y en qué zona corporal no se debe utilizar este dispositivo, si se padece alguna afección de las que a continuación exponemos, siempre es recomendable contar con la aprobación de un médico antes de iniciar el tratamiento terapéutico:

  • Hipertensión arterial severa
  • Enfermedades reumáticas
  • Durante el periodo de gestación
  • Contusiones leves
  • Taquicardias
  • Cólicos
  • Tratamiento con anticoagulantes
  • Sobre sabañones o quemaduras
  • Intolerancia por aumento del dolor

En el caso de haber padecido alguna fractura ósea, la terapia de percusión nunca debe aplicarse hasta que el hueso esté perfectamente consolidado y un profesional de la salud autorice el inicio del tratamiento.

De igual forma, en el caso de padecer una luxación, se podrá realizar el masaje siempre que se hayan retirado los sistemas de inmovilización y se compruebe la total reducción de la inflamación de la zona afectada.
Tampoco se debe aplicar el masaje con pistola en zonas como la región inguinal, las axilas o el rombo poplíteo puesto que transitan un gran número de vasos, nervios y arterias que pueden resultar dañados con la propia percusión del masaje.

Conclusión

A pesar de los incuestionables beneficios que estos dispositivos nos ofrecen, aplicar la terapia de percusión no está exenta de riesgo si no se aplica de forma correcta. En todo caso, es conveniente diferenciar el fin con el que la terapia de percusión se va a usar:

  • Pacientes sanos: Generalmente se usa para activar un área muscular antes del ejercicio pero hay que matizar que nunca sustituye el calentamiento tradicional antes de la actividad deportiva.
  • Pacientes con alguna patología: En este caso es necesario conocer el daño muscular que se padece ya que el efecto de la pistola masajeadora puede agravar la lesión existente o, incluso, producir una nueva lesión.

Quizás pueda interesarte:

Electroestimuladores musculares
Correctores de espalda
Pistolas de masaje muscular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba