Nutrición y Suplementación

Los suplementos y complementos alimenticios pueden ayudar en casos en los que se lleva una dieta ineficiente o para asegurar ciertos nutrientes en procesos de pérdida de peso en los que se reduce la cantidad de comida ingerida, pero nunca deben ser la base de la alimentación.

También son muy útiles en el caso de buscar ganancia muscular, ya que los requerimientos de proteína aumentan y puede ser más sencillo llegar a las necesidades de proteína con estos suplementos.

Si crees que necesitas suplementación por algún motivo y que no puedes obtener los nutrientes que necesitas a través de la alimentación lo mejor es que te informes antes, ya que no todos los suplementos ofrecen lo que prometen.

No vamos a engañarnos, para perder peso hay que inducir un déficit calórico, es decir, gastar más calorías de las que ingieres. Y para eso lo más efectivo es aumentar la actividad física y reducir la ingesta calórica.

Sin embargo no siempre es fácil, y en algunos caso puede venir bien una ayuda extra con productos enfocados a la pérdida de peso.

Si llevas una alimentación sana y equilibrada y eres una persona sana no deberías tener ningún déficit de nutrientes, y los suplementos no serían necesarios. Pero hoy en día es complicado comer adecuadamente, llevamos un ritmo de vida acelerado, tenemos poco tiempo para cocinar e incluso nos afectan otros factores como la falta de exposición solar.

Si a esto le sumamos que es muy común que cada vez comamos menos alimentos ricos en nutrientes como el colágeno (presente en piel, cartílagos…), puede tener sentido suplementarnos para suplir estas carencias.

Ir arriba