Cuidado de la piel en casa

El estrés, las prisas… cada vez dormimos menos y descansamos peor. ¡Por suerte tenemos productos para la piel que nos hacen tener mejor cara! No es que hagan milagros, pero ayudar, ayudan…. ¡y mucho!. ¿Quieres saber cuáles son los mejores productos para el cuidado de la piel?

Cómo cuidar la piel en casa: 10 consejos básicos

Antes de ver los productos que necesitas vamos a ver 10 claves que contribuirán a que tu piel se mantenga saludable, tersa y en perfecto estado:

  1. Bebe abundante agua, un clásico. Estamos cansados de oír que hay que beber suficiente agua, ¡pero es que es esencial! El agua es el elemento clave para hidratar tu piel y que esta tenga una apariencia más fresca y teresa. Tu cuerpo va perdiendo agua a lo largo del día, por lo que necesitas reponerla y lo ideal es beber entre dos y tres litros de agua al día.
  2. Mantén tu piel siempre limpia…sin pasarte. Una piel limpia es el mejor modo de prevenir y evitar infecciones (y mal olor corporal😒). La gran mayoría de los jabones, geles de ducha, limpiadores faciales y productos para la piel han sido testados y no provocan irritaciones o reacciones alérgicas. Pero es que si te pasas con la higiene usando productos puedes provocar una pérdida de su lubricante natural, que es el sebo, lo que se puede traducir en sequedad e incluso en dermatitis.
  3. Emplea productos hidratantes. Hidratar a diario tu piel permite mantener sus niveles de humedad óptimos, lo que favorece que se mantenga tersa en todo momento. Estos productos suelen contener vitaminas y extractos de plantas que mejoran la textura y tonificación de la piel, ¡y de paso reducen las arrugas y las marcas de la edad!
  4. No olvides el protector solar. El mayor riesgo para tu piel es la exposición prolongada a los rayos ultravioletas del Sol, los cuales no solo pueden provocar sequedad, quemaduras e inflamaciones en tu piel, sino también acarrear con el tiempo problemas tan graves como un envejecimiento prematuro o incluso la aparición de melanomas o cáncer de piel. ¡Ojo! tampoco hay que volverse loco, el objetivo en evitar quemarse, no evitar totalmente el sol, ya que la exposición solar también es esencial para, entre otras cosas, la síntesis de vitamina D.
  5. Usa exfoliantes. Los geles y cremas exfoliantes incorporan partículas que, sin causar agresión a la epidermis, contribuyen a la eliminación de las células muertas de la piel y favorecen de este modo el proceso de renovación celular. Existen numerosos exfoliantes en el mercado, de manera que tendrás que probar y elegir aquellos que mejor se adapten a tu tipo de piel.
  6. Haz ejercicio físico. Una forma natural de mantener la firmeza de tu piel es realizar ejercicio moderado de forma regular. No olvides que la tonificación y la elasticidad de la piel van disminuyendo con la edad, siendo el ejercicio físico uno de los mejores modos de mitigar esta disminución. Al hacer ejercicio, el flujo sanguíneo que va hacia tu piel se incrementa, lo que hace que esta reciba de forma óptima los nutrientes y vitaminas esenciales que precisa. Además, el ejercicio tonifica los músculos, lo que se traduce en una mayor elasticidad de tu piel.
  7. Cepilla tu piel. Cepillar en seco tu piel con un cepillo especial te permitirá eliminar aquellas células muertas que provocan ese aspecto deteriorado a tu epidermis. Debes cepillar en dirección al corazón, esto es, desde los pies hacia la cadera y desde las manos hacia los hombros. Ahora bien, no te cepilles si tienes en la piel heridas o cortes, o si padeces determinadas enfermedades cutáneas, tales como psoriasis o eczema, ya que en tales casos el cepillado podría empeorar tales afecciones.
  8. Si tienes ocasión ¡pasa por la sauna!. La sauna, al hacer sudar y eliminar impurezas, contribuye a limpiar tu piel y mejora la circulación. Mantén siempre en la sauna una temperatura agradable con la que te sientas cómodo.
  9. Vigila regularmente el aspecto de tu piel. Observar con regularidad tu piel hará que detectes con rapidez cualquier cambio en ella. Presta una atención especial a los bultos o lunares que puedan surgir. Si ves que alguno cambia de forma, se agranda o sangra, acude a tu dermatólogo para que lo examine.
  10. Si fumas, valora dejarlo. Fumar es uno de los hábitos que más afectan a la piel. El humo del tabaco constriñe los vasos sanguíneos localizados en las capas más superficiales de la epidermis, lo que disminuye el flujo sanguíneo que llega a tu piel, dándole un tono pálido y apagado. Reduce además el oxígeno y los nutrientes esenciales para la buena salud de tu piel y provoca la aparición de arrugas.

Productos para el cuidado facial


¿Cómo cuidar la piel de la cara en casa?

Antes de pasar a la rutina para cuidado facial debes tener claro cuál es tu tipo de piel, ya que no todas las pieles son iguales y, por consiguiente, son diferentes los productos óptimos para su cuidado.

Limpia diariamente la piel de tu cara, eliminando los restos de suciedad, polución y los propios productos de desecho de la piel. Si tienes tiempo lo ideal es que realices dicha limpieza dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, utilizando productos adecuados a tu tipo de piel.

✅ La hidratación de la piel del rostro es fundamental para que esta se mantenga en todo momento tersa y sana. Debe también realizarse a diario, utilizando para ello las cremas adecuadas a las características de tu piel. Te aconsejo hacerlo dos veces al día, por las mañanas y antes de acostarte, a través de suaves masajes con ambas manos. Es recomendable que la crema de noche sea diferente a la del día, puesto que, aunque ambas se centren en la hidratación, la de día acostumbra a contener factor de protección solar, mientras que la de noche suele ser más nutritiva.

✅ Presta también atención especial al contorno de ojos, ya que se trata de un área con una epidermis mucho más fina, sensible y delicada, por lo que precisa ser tratada con productos específicos, aplicándolos dos veces al día por medio de toques suaves con los dedos.

✅ Al llegar la noche, debes desmaquillarte bien y de forma suave, a fin de que la regeneración de la piel al dormir resulte efectiva.

✅ En cuanto a la exfoliación de la piel de tu rostro, lo normal es hacerlo al menos dos veces por semana. No obstante, la frecuencia variará según tu tipo de piel. Por norma general las pieles grasas necesitan exfoliarse más a menudo que las secas.

✅ Por último, protege siempre del sol la piel de tu cara, de modo que, al menos en los soleados días de verano, aplícate crema solar cuando debas permanecer demasiado tiempo al aire libre.

Ofertas en cuidado facial


Productos para el cuidado Corporal


¿Cómo cuidar la piel del cuerpo en casa?

✅ El cuidado de la piel del cuerpo comienza con la higiene. Una ducha diaria suele ser suficiente en este caso. Eso sí, te recomiendo usar productos de limpieza suaves y con un pH neutro que no modifique el de tu propia piel. Es preferible que no abuses del jabón, ya que su exceso puede alterar el manto hidrolipídico (manto ácido que cubre la última capa de la piel) y originar sequedad e irritaciones.

✅ Tras salir de la ducha, seca la piel mejor a toquecitos, es decir, sin frotar, y luego aplica crema hidratante para el cuerpo mientras la piel está todavía un poco húmeda. No olvides que la hidratación es el pilar básico para mantener una piel firme y elástica. Si la piel del cuerpo no está suficientemente hidratada, se acelera la flacidez e incluso en algunos casos pueden surgir problemas de descamación. Si tienes zonas del cuerpo que están más secas de lo normal, te aconsejo repetir la hidratación antes de acostarte, probando para ello aceites o cremas más untuosas.

✅ Por último, no olvides someter tu cuerpo a una exfoliación al menos una vez por semana. Deberás usar un exfoliante adecuado a tu tipo de piel. Si tienes una piel sensible, utiliza un exfoliante muy fino y que sea hidratante a la vez, para así no notar sensación de irritación. Una opción muy interesante para realizar una exfoliación suave son los guantes de crin.

Ofertas en cuidado corporal

Cómo cuidar la piel de forma natural (remedios naturales para el cuidado de la piel)

cuidar la piel de forma natural

Además de los habituales productos cosméticos destinados a la limpieza y cuidado de la piel, existen una serie de hábitos y remedios naturales que contribuyen de forma eficaz a mantenerla sana y en óptimas condiciones.

¿Te animas a conocerlos?

Alimentos para la piel

Para empezar, el cuidado de la piel pasa por llevar una buena alimentación. Así, los alimentos ricos en vitamina C, como los cítricos, el kiwi o el brócoli, entre muchos otros, son excelentes antioxidantes que, como tales, favorecen la estabilidad del colágeno y, por tanto, retrasan los signos de envejecimiento cutáneo.

Otros alimentos que favorecen el cuidado de la piel son los ricos en ácidos grasos Omega-3, como el pescado o las nueces, ya que ayudan a mantener la piel hidratada y elástica.

Limpiando la piel de manera natural

En lo que a limpieza se refiere, uno de los productos naturales más eficaces es el aloe vera, de gran utilidad tanto para eliminar la suciedad como las toxinas que se van acumulando en la piel.

Te recomiendo abrir el tallo de manera horizontal, extraer el líquido del interior y aplicarlo sobre la piel previamente lavada. También puede resultarte muy útil mezclar el aloe vera con dos cucharadas de leche.

Exfoliantes, mascarillas… ¿también los hay naturales?

En materia de exfoliantes naturales, la avena en copos ocupa un lugar destacado en lo que se refiere a eliminar células muertas e impurezas de la piel.

En cuanto a mascarillas naturales, existen cientos de opciones en función de cuál sea tu tipo de piel:

  • Si tienes la piel grasa, te aconsejo una mascarilla a base de arcilla verde, sustancia a la que se atribuyen excelentes efectos hidratantes y rejuvenecedores.
  • Si, por el contrario, tienes una piel seca, lo más aconsejable es combinar mascarillas a base de arcilla con alguno o varios de los siguientes ingredientes: huevo batido, yogur, levadura de cerveza y/o avena en polvo.
  • Para las pieles especialmente delicadas, una mascarilla natural que suele ir muy bien es la elaborada a base de miel y cúrcuma, habida cuenta sus efectos antibacterianos, antiinflamatorios y antioxidantes.

¿Por qué es importante el cuidado de la piel?

cuidar la piel de la cara en casa

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el único que permanece directa y constantemente en contacto con el exterior. Es además el encargado de proteger al organismo de agentes externos tales como el frío, el calor o las bacterias.

La piel contribuye también a la producción de vitamina D, la cual resulta vital para mantener una buena salud en huesos y articulaciones. Por si eso fuera poco, ayuda a mantener una temperatura corporal adecuada y a disfrutar del sentido del tacto.

Esta enorme importancia que tiene la piel para tu organismo exige que prestes una especial atención a su cuidado y la protejas frente a posibles agresiones externas. Piensa que aunque las células que conforman tu piel sean impermeables y se renueven de manera constante, requieren unos cuidados básicos, en especial a medida que nos vamos haciendo mayores.

Las agresiones que puede sufrir tu piel son muchas y variadas, siendo diversos los elementos que pueden ocasionarlas:

  • Excesiva exposición al sol
  • Cambios de clima
  • Contaminación
  • El polvo
  • Agentes patógenos….

Los efectos nocivos de estos agentes pueden traducirse en dolor, picores, sensación de hormigueo, aparición de ampollas, enrojecimiento, etcétera. De ahí la gran importancia de mantener una rutina eficaz de limpieza y cuidado de la piel.

Ir arriba